29 mar. 2012

Mundial de Niza: Danza Corta


Ayer por la tarde se disputó la Danza Corta del Campeonato del Mundo que se está llevando a cabo en la localidad francesa de Niza. Con un pabellón que poco a poco fue llenando sus gradas, al principio de la tarde veíamos salir a la pareja española formada por Sara Hurtado y Adrià Díaz. Su objetivo era claro, colocarse entre las mejores 20 parejas para que una pareja española pudiera acceder por primera vez en la historia (aunque solo lleven 4 años) a la final de danza de un mundial.

Esta vez, los jueces no se lo pusieron fácil. Patinaron como nunca (salvo pequeños errores que en otras competiciones no han costado tan caros) y pese a todo, los jueces (sobre todo a nivel de componentes) les dejaban fuera de la final a falta de lo que hicieran el resto por solo 0,02 puntos con respecto a la pareja ucraniana que les precedía. Con cara de desilusión en el Kiss& Cry, y apoyados por el abucheo que el público daba a los jueces, sólo quedaba esperar. Bastaba con superar a un pareja para entrar a lo que por derecho propio merecían y finalmente, no sólo lo consiguieron, sino que los fallos de dos parejas que a priori deberían haber quedado por encima, los dejó colocados en la 18ª posición. Felices por estar en la final, pero sabiendo que merecieron un poco más. Esto va así chicos, nos guste o no...ya sabemos como funciona, pero sin duda os lo habéis ganado...ENHORABUENA. Hoy solo hay que salir al hielo a darlo todo, a disfrutar y a hacer que quienes os vean no os olviden. 


Las parejas iban pasando y también las caídas en la tabla de clasificación como la de los hermanos Reed (JPN) (que bajaron hasta la 24ª posición tras una caída de Chris, nada más empezar en la secuencia de twizzles); o la de los franceses Pernelle Carron y Lloyd Jones (que pese a los fallos y ante la cara de sorpresa de su público, acababan 21º)

El último grupo de competición era el más esperado, ahí se encontraban las máximas figuras en esto de la danza sobre hielo y como era de esperar, ni estadounidenses ni canadienses fallaron. Si el programa de Meryl Davis y Charlie White fue espectacular (70,98 puntos y la segunda posición), el de sus compañeros de entrenamiento, Tessa Virtue y Scott Moir, lo fue tanto o más (72,31).  Los campeones olímpicos volvían a ponerse en lo más alto con 1'33 puntos de diferencia y haciendo que la final de esta noche se decida por detalles.

Pero sin duda alguna, si el público se rindió a la espectacularidad de los dos primeros, los encargados de cerrar el grupo, no podían ser menos. Allí estaban, pese a los problemas que han sufrido unos días antes de la competición, los franceses Nathalie Pechelat y Fabian Borzat. El "ok" de los médicos no lo tuvieron hasta esta misma semana, ya que hace aproximadamente 15 días, Nathalie y Fabian tuvieron un pequeño accidente en el hielo, que provocó la rotura de nariz de Nathalie. Han pasado estos días con nervios y dudas, aunque ellos tenían claro que querían competir (el quirófano puede esperar) y tras la aprovación de los médicos, los franceses salían a hacer lo que mejor saben: patinar y hacer que la gente disfrute con ellos. Es cierto, no tienen la técnica de los dos primeros, pero cuando el espectáculo está servido, el conjunto vale mucho más para los que miramos de lejos.

Finalmente y para la alegría de todos, Pechalat y Borzat terminaron en 3ª posición, tal vez, esta vez delante de los suyos, consigan la tan ansiada medalla mundial.

Protocolos de la danza corta :