19 nov. 2008

Comentarios e impresiones de la competición en Paris

Han pasado tres días desde el Trofeo Eric Bompard celebrado en Paris este fín de semana, y después de un viaje lleno de anécdotas y de momentos que sé que con seguridad que no voy a olvidar, os dejo aquí mis conclusiones de una competición llena de emoción, de sorpresas, de alegrías y de decepciones.


Empezaré por los chicos, desde aquí, mi más sincera enhorabuena a Patrick Chan, por segunda vez consecutiva se hizo con el primer puesto en esta prueba, y con su victoria en el Skate Canadá, se ha asegurado directamente el pase para la final del Grand Prix que se celebrará el próximo mes de diciembre en Goyan, Korea.


En segundo lugar, "chapeau" por Alban Proubert, ese cambio de estilo le ha sentado como anillo al dedo, mucho más serio y dramático, consiguió enloquecer a todo el Berci que pudo ver en primera persona, el que sin duda alguna fue el programa de su vida.
Tras la locura de Proubert, el turno (nada fácil después del ambiente que había quedado) el era para el ídolo local ( y no local), Brian Joubert, este, partía desde la cuarta posición tras no poder haber hecho la combinación en el programa corto. De poco sirvió el apoyo incondicional del público, de nuevo la combinación no salió como él esperaba, y en un intento de superación, terminó fallando el loop. No consiguió remontar la cuarta posición ( se quedó a algo menos de un punto de Alban), pero sin duda alguna consiguió mucho más que todo eso, sus ansias de superación, de intentar dar lo mejor de sí mismo, hizo que el público del Berci nos pusiesemos en pie para agradecerle su actuación (agredecimiento que él también devolvió con cara de decepción a todos los que estabamos allí).

No quisiera olvidarme de Kozuka... que patinó con la música de "Romeo y Julieta" consiguió hacerse con la plata de Paris en una final de infarto.



En la categoría femenina, la sorpresa (esta vez por errores infrecuentes) fue de Mao Asada, no tuvo una competición brillante como a las que nos tiene acostumbrados, pero aún así, su calidad técnica y artística le sirvieron para conseguir el segundo puesto. La canadiense Joannie Rochette estuvo increíble en ambos programas y eso le sirvió para obtener la victoria, y al igual que su compatriota Chan, hacerse un hueco en la final del Grand Prix. El bronce fue para la estadounidense Caroline Zhan.... que con su peculiar pirueta y su gran flexibilidad, dejó al público perplejo.






La final de danza consiguió ser una de las más emocionantes de la tarde, el oro estaba prácticamente asegurado a la pareja anfitriona Delobel y Shoenfelder que no defraudaron a su público y consiguieron guardar su primera posición. La lucha más fuerte se encontraba entre la pareja italiana Faiela y Scali y los británicos Sined y John Kerr. Finalmente, los italianos consiguieron la plata y los hermanos Kerr un bronce que supo a oro, con un programa maravilloso.





En cuanto a las parejas, podría empezar hablando de los vencedores de la prueba Savchenko y Szolkowy, pero sinceramente, creo que mi admiración, y la de todo el público del Bompard, es para la pareja canadiense que consiguó el bronce Dumahely Buntin. En una de las transiciones ella le cortó en la mano con el patín y todos nos sobrecogimos al ver la herida de su mano. Cuando creímos que su actuación había teminado, Craig sacó de dentro todo el amor propio que pueda tener un deportista y pidiendo que le vendaran la mano, animó al público para ayudarles a terminar el programa... sin duda alguna.. fue una sensación maravillosa, creo que todos los allí presentes pensamos en la grandeza y en el tremendo esfuerzo que ambos estaban haciendo, así que al menos en ese momento... el oro fue sin duda suyo. La pareja rusa Maria Mukhortova y Maxim Trankov se hiceron con el bronce.

No hay comentarios: