7 mar. 2008

El equipo de Francia se prepara en Poitiers para el Mundial.


El hielo de Poitiers acogió del 3 al 4 de marzo la reagrupación del equipo de Francia, a 15 días los Campeonatos del mundo en Göteborg. Un solo objetivo: motivar a los patinadores hasta el fin y excitar en ellos las ganas de rechazar sus límites. Detrás de las balaustradas, los delegados de la federación se apoyan una mirada puntiaguda en los patinadores para decidir la selección definitiva. Un signo de interrogación se queda suspendido sobre los representantes de las categorías parejas y chicas.


Jean-Christophe Simón -entrenado de Brian Joubert- echa una última ojeada sobre el hielo. Todo debe ser perfecto para la entrada del campeón de Poitiers y sus compañeros del equipo de Francia, Adeline y Maximin, Candice y Gwendoline. Sin olvidar la presencia excepcional de Valentina Marchei. Algunas vueltas a la pista para calentarse, luego se fue a una serie de saltos. Cada elemento bien conseguido así como cada pequeño error son anotados por los delegados de la FFSG, concentrados, al borde del hielo. Por turno, los patinadores repiten sus programas. Pero nadie verdaderamente está listo para el 100 %.


Brian : "No soy el favorito para Göteborg"


Bien en su papel, Brian parece haber recobrado la fuerza después de su enfermedad, prolongada por un gran cansancio. Pasa la mayoría de los saltos y consegue perfectamente su quads. Pero no escapa de algunos pequeños sinsabores sobre axel o el salchow. " Hoy, estoy listo para el 70 % . Para Tokio, me sentía bien 4 días antes de la salida. Mi objetivo es alcanzar el 100 % el día de la competición ", explica el campeón. " Pienso hacerlo mejor que en Zagreb dónde la preparación fue muy difícil. Después, recobré la forma, mis resultados médicos son buenos y hemos podido aumentar la carga de trabajo ", añade. De su tercera plaza en Croacia, Brian se recuperó muy rápidamente y se concentró en seguida sobre los Campeonatos del mundo: " lo digerí rápidamente porque no era una gran sorpresa. Teóricamente, habría podido ganar porque el nivel no fue excepcional. Pero no estaba listo, lo sabíamos ", dice.


La llegada de Kurt Browning a Poitiers en febrero le permitió a Brian revisar su programa largo: " cambiamos las transiciones, sentía una necesidad real. Todo era muy apretado. Ahora, he gando 10 segundos y me siento más confortable. También desplazamos algunos elementos. Así como conseguí a un bello axel Europa, lo colocamos en 2a posición ", cuenta Brian. Su entrenador, Jean-Christophe Simón, añade: " reordenamos la utilización del espacio modificando el orden de los saltos y el modo de evolucionar sobre el hielo. El programa ahora es más enérgico y más interesante de ver. En caso de fallar , tiene tiempo de levantarse y continuar, mientras que antes estaba obligado a quitar una pirueta ". Kurt Browning representa para Brian un modelo que hay que seguir y una fuente de motivación: " Kurt Browning me aporta muchísimo. Invierte mucho en mí y esto me da ganas para progresar. Además, ya hablamos para el próximo año. Pero antes, habrá que concentrarse para Göteborg dónde la competencia será dura, particularmente con Daisuke Takahashi que realizó una competición con un récord de 264.41 puntos en el trofeo de los 4 Continentes. Esto va a ser muy duro, particularmente porque me atrasé en la preparación. Pero nunca es fácil. Ya, no soy el favorito lo que me quitará una presión suplementaria ", da a entender el campeón en título antes de añadir: " El más peligroso, es Lambiel, él es a pesar de todo doble campeón del mundo, también quiere ser campeón olímpico como yo. Y después, por supuesto Daisuke. Sus tanteos son extraordinarios. Pero no me centro en lo que hizo. Sospecho que está en buena forma. Progresa y puede muy bien hacerse campeón del mundo ".

Brian no se extendió demasiado sobre la presencia de su amiga italiana Valentina Marchei, presente sobre el hielode Poitiers con la representación francesa. Trabajadora y autónoma, salta con seguridad en sí misma. Cambia algunas miradas con de Poitiers, pero cada uno queda concentrado en su patinaje. " Valentina está en mi casa este fin de semana. La federación aceptó que pudiera entrenarse allí y eso me guta ", reconoce Brian, sonriente y relajado. Gwendoline añade: " su presencia me estimula y luego es verdaderamente muy gentil ". Los patinadores podrán sentir una cosa: la ausencia de Alban Préaubert que prosigue despacio después de una pequeña herida y de Yannick Ponséro que volvió de una prácticas de patinaje a Enlosaste y que debió pasar los exámenes en la escuela de ostéopatía.


Las incertidumbres en la selección obligan a los deportistas a superarse:


Para la categoría parejas, Adeline Canac y Maximin Coia están presentes a la reagrupación. Un poco desmoralizados por la fractura al nivel del esternón de Adeline que le impuso un mes de parada, los campeones franceses se agarran y trabajan particularmente sobre boucle lanzado. " Hace sólo un mes que patino, pero durante los primeros quince días, la recuperación fue lenta. Siempre tengo dolor con los saltos, hace falta que encuentre mis sensaciones, sobre todo en los saltos en paralelo ", cuenta Adeline.


Desea estar lista para Göteborg: " Me conozco, puedo encontrar en dos días el ritmo que hace que me sienta bien ", añade poniendo cabeza sobre el hombro de su compañero Maximin, sonriendo, que toma la palabra : " Estoy aquí para ella. Trato de hacerle encontrar su ritmo. Pero trabajamos bien. Yo confío, pienso que se estará lista para los Campeonatos del mundo ".


Aunque Gwendoline Didier hubiera presentado una gran realización en el Trofeo Bompard, acabó sólo 25 en Zagreb. La federación todavía vacila en su selección. Dio una oportunidad así a Candice de pelearse por su billete destino Göteborg. Posiblemente también es voluntad del FSSG poner el listón más alta y empujarlas a superarse. Pero ambas chicas son muy nerviosas sobre el hielo. Tienen éxito en el calentamiento pero tan pronto como deben presentar sus programas, encadenan errores sobre los saltos, e igual sobre las piruetas. La incertidumbre de las selecciones no debe tener buen carácter, aunque afirman lo contrario: " me entreno justo para mí, no forzosamente para una competición. El trabajo jamás está perdido ", da a entender Candice. " Estuve sustituta para Zagreb pero había siempre una posibilidad para salir
a representar a Francia en los mundiales ",
añade a propósito de la rápida decisión del FFSG de abrirle las puertas.


Gwendoline vuelve sobre sus resultados de enero: " Zagreb fue una decepción, pero al mismo tiempo era mi primer campeonato de Europa y llegué muy cansada. Esrá claro que la plaza 25 hace daño, pero trabajamos mucho en el mejoramiento. Aunque fuera a Göteborg, trabajo para otras competiciones ", Gwendoline no se desanima.



Esperemos que la pista de hielo de Poitiers les de buena suerte.


( si queréis, podeis encontrar el artículo original en http://www.passion-patinage.com/ )




No hay comentarios: